La patria potestad

La patria potestad

La patria potestad constituye el conjunto de funciones que a los padres corresponde con respecto a sus hijos menores de edad y, salvo casos excepcionales, la siguen manteniendo y ejerciendo ambos cónyuges aunque se divorcien.

Dentro de la patria potestad podemos distinguir a su vez la “guarda y custodia” de los menores que hace referencia a la convivencia, cuidado y atención cotidiana de aquellos, es decir, con quién viven los hijos habitualmente.

En este sentido podemos distinguir básicamente tres opciones:

• Guarda y custodia ejercida en exclusiva por uno de los progenitores, lo que implica que los menores vivirán con uno de ellos de forma habitual.

• Guarda y custodia repartida. Supone el ejercicio separado de la guarda de los diferentes hijos por parte de ambos progenitores. Es decir que los cónyuges se “reparten” la custodia de los menores. Por ejemplo si tienen cuatro hijos, que dos de ellos vivan habitualmente con el padre y otros dos con la madre.

• Guarda y custodia compartida. Supone la atribución a ambos progenitores de la guarda y custodia del menor por periodos alternos y sucesivos de duración igual o similar. Por ejemplo que los hijos convivan dos semanas con la madre y otras dos con el padre y así sucesivamente.

La guarda y custodia ejercida por uno de los progenitores en exclusiva es la opción mayoritaria en los procesos de familia, especialmente en los contenciosos, aunque en los últimos años se aprecia un considerable aumento de la custodia compartida. No obstante, esta última opción debe justificarse especialmente para que sea acordada por el juez, quien no se encuentra obligado a otorgarla, aunque los cónyuges estén de acuerdo en ello, si considera que no sería beneficioso para el menor.

En www.divorciolegal.es somos especialistas en divorcio de mutuo acuerdo.

Solicita el estudio de tu caso GRATIS